abogados despidos Madrid
abogados despidos Madrid
Abogado de Despidos en Madrid
Abogado de Despidos en Madrid

Seguridad y Salud Laboral.

Covid-19 y los trabajadores incluidos en las Actividades consideradas Esenciales.

 

Prevención de Riesgos Laborales

 

 

Como consecuencia de la crisis sanitaria provocada por el  COVID-19 y el Estado de Alarma, se han adoptado una serie de medidas, entre las cuales, la regulación de la suspensión de determinadas actividades empresariales consideradas no esenciales.
 

El Real Decreto-ley 10/2020, de 29 de marzo, contiene un listado con las Actividades consideradas Esenciales, por lo que las empresas de esos sectores estarán en funcionamiento pero, cumpliendo una serie de normas de Seguridad e Higiene en el trabajo más exhaustivas que las habituales.
 

La finalidad de tales normas es la protección de la salud de los trabajadores, por lo que se deben adoptar todas las medidas necesarias para evitar la exposición y/o el contagio del Covid-19, además, del resto de medidas de seguridad pertinentes acordes a la actividad de la empresa.

Es decir, el empleador debe adoptar todas las medidas de Seguridad e Higiene en el trabajo, tanto para los riesgos inherentes a la propia actividad empresarial, como para los riesgos derivados del Covid-19 en la actividad empresarial.
 

Las normas de aplicación que debemos destacar del Estatuto de los Trabajadores son los artículos 4.2.d), 5.b) y 19 y establecen lo siguiente:

Los trabajadores tienen derecho a una protección eficaz en materia de Seguridad y Salud en el trabajo, derecho a su integridad física y a una adecuada política de prevención de Riesgos Laborales, teniendo como deber básico observar las medidas de Prevención de Riesgos Laborales que se adopten.

Por su parte, el empleador está obligado a garantizar una formación teórica y práctica, suficiente y adecuada, en materia en materia de Seguridad e Higiene a los trabajadores que contrate, y a aquellos que sufran cambios en las funciones desempeñadas, o cuando se integren nuevas tecnologías o cambios en los equipos de trabajo.
 

La Ley 31/95, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales en su artículo 14 dispone que los trabajadores tienen derecho a una protección eficaz en materia de Seguridad y Salud en el trabajo. El citado derecho supone la existencia de un correlativo deber del empresario de protección de los trabajadores frente a los Riesgos Laborales.

Este deber de protección constituye, igualmente, un deber de las Administraciones Públicas respecto del personal a su servicio.

El coste de las medidas relativas a la seguridad y la salud en el trabajo no deberá recaer en modo alguno sobre los trabajadores.

En cumplimiento del deber de protección, el empresario deberá garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores a su servicio en todos los aspectos relacionados con el trabajo.

A estos efectos, en el marco de sus responsabilidades, el empresario realizará la prevención de los Riesgos Laborales mediante la integración de la actividad preventiva en la empresa y la adopción de cuantas medidas sean necesarias para la protección de la Seguridad y la Salud de los trabajadores, debiendo de establecer un plan de Prevención de Riesgos Laborales, evaluación de riesgos, información, consulta y participación y formación de los trabajadores, actuación en casos de emergencia y de riesgo grave e inminente, vigilancia de la salud, y mediante la constitución de una organización y de los medios necesarios.

El empresario desarrollará una acción permanente de seguimiento de la actividad preventiva con el fin de perfeccionar de manera continua las actividades de identificación, evaluación y control de los riesgos que no se hayan podido evitar y los niveles de protección existentes y dispondrá lo necesario para la adaptación de las medidas de prevención señaladas en el párrafo anterior a las modificaciones que puedan experimentar las circunstancias que incidan en la realización del trabajo.
 

La obligación del empleador de mantener la seguridad, presupone que actualizado el riesgo, para enervar su posible responsabilidad, debe acreditar haber agotado toda diligencia exigible, más allá, incluso de las exigencias reglamentarias, conforme determina reiterada jurisprudencia.

Por tanto, el empleador está obligado a evaluar y evitar los riesgos, y proteger al trabajador incluso frente a sus propios descuidos e imprudencias no temerarias.

No obstante, el empleador estaría eximido de responsabilidad cuando el resultado lesivo producido devenga de fuerza mayor o caso fortuito, por negligencia exclusiva no previsible del trabajador o por culpa exclusiva de terceros no evitable por el empleador. La concurrencia de esa posible causa de exoneración debe acreditarse por el empleador.
 

Si los trabajadores no son objeto de esta protección deben ponerlo de manifiesto tanto al empleador como al servicio de Prevención de Riesgos Laborales, dejando constancia de las carencias u omisiones existentes.
 

A tales efectos, ponemos a disposición tres escritos, uno dirigido a la empresa empleadora, otro dirigido a la administración cuando esta es el empleador, y por último,  otro dirigido al Servicio de Prevención de Riesgos Laborales, esperando que tales escritos sean de su interés y utilidad.

Si tiene cualquier duda sobre este tema o cualquier otro sobre su situación laboral, contacte con nosotros en el 91.530.96.95 / 91.530.96.98 y le orientaremos.

 

VALERO SAIZ ABOGADOS

C/ Embajadores, 206 Duplo 

28045 Madrid

Tfno. de Contacto:

91.530.96.98

91.530.96.95

639.758.443

Correo Electrónico:

info@abogadosdespidomadrid.com

Tweets de Valero Saiz Abogados @ValeroSaiz
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Abogados de Despidos en Madrid